En vez de animar a la gente a visitar sus monumentos más famosos, el servicio nacional de ferrocarril francés (SNCF) ha tenido una fantástica idea. Han decidido llevar hasta ti los monumentos y puedes disfrutarlos mientras vas camino al trabajo.

En colaboración con la compañía americana 3M, SNCF ha estado transformando artísticamente los trenes: cubriendo el interior con una película gráfica que contiene varias obras de arte famosas para que los pasajeros las disfruten. Los diseños incluyen flores y mobiliario del palacio de Versalles, arte impresionista del Museo d’Orsay e imágenes de Cinéma Gaumont, la compañía cinematográfica más antigua del mundo. Este proyecto, titulado Arte en tránsito, ayuda a hacer la vida más interesante a los pasajeros y además evita que los vándalos destrocen los trenes. ¡Buena idea, Francia!