Desde que comenzó el movimiento #MeToo en 2017, numerosas compañías han intentado subirse al carro y abordar el tema del acoso sexual y/o el feminismo en sus campañas publicitarias. No nos sorprende pues, que estas compañías reciban buenas críticas por usar la publicidad para una buena causa. Hace poco, la compañía suiza de bebidas Schweppes formó equipo con la agencia publicitaria brasileña Ogilvy, y decidieron trabajar en su nueva campaña “Dress for Respect”, que busca arrojar luz sobre el acoso sexual que sufren las mujeres en Brasil.

‘Dress for Respect’ es un vestido inteligente, diseñado con potentes sensores que se activan cuando quien lo lleva puesto es tocado

Image credits: Ogilvy

Este vestido inteligente ha sido hecho para sentir y rastrear cuándo y dónde es tocada la persona que lo lleva. La campaña se creó para arrojar luz sobre el serio problema del acoso sexual y los tocamientos no consentidos en público.

El vídeo comienza indicando las estadísticas de acoso en los clubes brasileños en 2016.

El 86% de las mujeres brasileñas han sido acosadas en clubs nocturnos

Image credits: Ogilvy

Según Agência Brasil, otros tipos de acoso incluyen aullidos como la forma más común en público (77%), seguido por mirar fijamente (74%), hacer comentarios sexuales (57%) e insultarlas con palabrotas (39%). Además, casi la mitad de la población femenina de Brasil ha sufrido contacto físico indeseado al menos una vez en el año 2016.

Pero los hombres que fueron entrevistados antes de que comenzara el experimento parecían escépticos

Creo que solo se quejan… ¡de todo!

Image credits: Ogilvy

Uno de los entrevistados pregunta retóricamente “¿Quién va a salir un jueves por la noche solo para bailar?”, implicando que las mujeres que van a estos clubs nocturnos lo hacen buscando activamente sexo, en vez de pasarlo bien bailando. Otro afima que las mujeres “solo se quejan de todo”. Sin embargo, el vídeo que fue grabado poco después habla por sí mismo. Los tocamientos no consentidos en público son aún un gran problema, no solo en Brasil sino en todo el mundo.

Durante el experimento, 3 mujeres llevaron el “vestido inteligente” a un club nocturno de São Paulo

Image credits: Ogilvy

Cada vez que las 3 voluntarias (Juliana, Tatiana y Luisa) fueron manoseadas en el club, el vestido enviaba una señal por wifi a los investigadores. No hace falta decir que las mujeres fueron tocadas numerosas veces durante el experimento, incluso aunque expresaran su desagrado al respecto.

Según los datos recogidos, en menos de 4 horas las voluntarias fueron tocadas 157 veces

Image credits: Ogilvy

.Esto equivale a ser tocada más de 40 veces por hora. Al final del vídeo, cuando acabó el experimento, los hombres del club fueron invitados a ver el vídeo. Por suerte, parecieron bastante horrorizados por lo ocurrido. “Esto es ridículo,” dijo uno. Otro no podía creerse que un completo desconocido se acercara para intentar besar sin más a una de las mujeres.

Aquí puedes ver por ti mismo el anuncio completo de esta colaboración entre Schweppes y Ogilvy: