En un mundo ideal, planificar una boda sería algo emocionante. Una alegría absoluta. Algo en lo que la gente gastaría 40 mil dólares sin arrepentirse, solo por los hermosos recuerdos. Pero la realidad es mucho más mundana. Cosas como armar la lista de invitados, escoger el lugar o intentar encontrar el vestido de novia perfecto pueden estresar a cualquiera. Y, aunque los desacuerdos son normales cuando se trata de lidiar con algo así de grande, a veces se vuelven muy irracionales.

u/AITA__return2021, una usuaria de Reddit, compartió una historia en r/AITA sobre cómo su prometido le pidió que devolviera el vestido de $400 que había comprado con su propio dinero. Luego de que la novia se negara, él dijo que “las novias inteligentes ahorran dinero en lugar de gastarlo todo en… un vestido”.

Como podrán imaginar, esto no le agradó a la futura esposa, quien solo quería verse bien para la ocasión especial. Continúen leyendo para ver toda la historia y asegúrense de dejarnos saber si creen que la autora tenía razón o no.

Una mujer compartió cómo su prometido le pidió que devolviera un vestido de novia de $400, ya que lo compró sin consultárselo

Image credits: Tom Pumford (no es la foto real)

La futura esposa preguntó si había hecho lo correcto, aun cuando su novio la llamó irresponsable e infantil

La publicación de la usuaria de Reddit recibió bastante atención, al obtener casi 15 mil votos en solo cuatro días, además de 3,7 mil comentarios de la comunidad de AITA, que decidió que fue el prometido quien actuó de forma irrazonable.

Cuando la futura esposa finalmente encontró el vestido de novia perfecto, la primera pregunta que le hizo su prometido fue: ¿cuánto costó? Y, como dijo la usuaria, $400 no se considera un precio alto en donde vive. Sin embargo, esto generó una discusión entre los dos. Según la autora, su prometido suele ser exagerado cuando se trata de las finanzas.

Pues, las discusiones sobre dinero no suelen ser las más agradables. A menudo, hablar de finanzas es agotador y puede ser un tema sensible que lleva a conflictos. Una explicación de ello es que las personas suelen pensar diferente sobre el dinero, lo que surge por cómo fueron criadas. Si alguien gasta libremente, es probable que tenga sentimientos agradables asociados al dinero. Pero, si uno está acostumbrado a un hogar con un presupuesto acotado, puede llegar a verlo como algo agotador.

Stress in America realizó un estudio en 2014 para medir las actitudes y percepciones sobre el estrés en el público en general. La encuesta se realizó en línea y contó con 3.068 participantes que residen en EE. UU. Los resultados muestran que el estrés relacionado a las finanzas es algo que se presenta en todo el país. Independientemente de la situación económica general, el dinero ha encabezado la lista de factores estresantes de forma constante desde la primera encuesta en 2007.

Casi tres cuartas partes de los adultos informaron que, en ocasiones, se sienten estresados por las finanzas, y casi una cuarta parte dijeron que sienten una gran preocupación sobre la cuestión. Y esto no parece mejorar, ya que la mayoría de los encuestados dijeron que sus niveles de estrés por el dinero se han mantenido igual o han crecido durante el último año.

Además, casi un tercio de los cónyuges y las parejas mencionaron que el dinero es una gran fuente de tensión en sus relaciones. Si los esposos discuten sobre dinero con frecuencia y estos desacuerdos permanecen sin resolverse, pueden volverse algo problemático. Los investigadores comentaron que, debido a la presión que siente la gente, “un 41% de los adultos casados o que viven con sus parejas dijeron que, en el último mes, perdieron la paciencia o le gritaron al otro debido al estrés”.

Aun así, es posible discutir sobre las finanzas sin ningún drama ni conflicto. Patrice Washington, una experta en finanzas personales y autora de Redefine Wealth for Yourself: How to Stop Chasing Money and Finally Live Your Life’s Purpose, compartió tres reglas sobre cómo hablar de esto con una pareja.

Primero, hay que comprender los “esquemas” financieros. Con esto, Washington se refiere a saber sobre los antecedentes y los sentimientos con respecto a tu dinero y el de tu pareja. Se trata de escuchar y reflexionar, lo que puede ayudar a resolver conflictos de forma más rápida en el futuro.

En segundo lugar, uno tiene que intentar encontrar puntos en común. Ahora que ya se conoce el esquema financiero del otro, hay que continuar con la conversación y preguntar: “¿Cuál será nuestra manera de actuar?”. Esta es la parte en donde se negocia, ya que la respuesta debería ser beneficiosa para los dos.

Y, por último, hay que dejar de quejarse para comenzar a liderar. Ambas personas de la relación deben ser respetuosas y comprensivas con el otro. Las quejas crean un ambiente de resentimiento y oposición, sentimientos que no deberían darse en una relación saludable. Recuerden que encontrar las formas adecuadas para ambos puede tomar semanas, meses y, a veces, años. Pero eso no significa que, al menos, no deberían intentarlo.

Los usuarios de Reddit opinaron de forma unánime y consideraron que el comportamiento del novio era controlador