Si crees que las reseñas de Yelp  son la forma más precisa de juzgar un restaurante, no vas por buen camino. Desde empleados que buscan venganza a clientes rencorosos, a veces en esas reseñas hay más de lo que parece. Un cliente que se aburría decidió escribir en Yelp su terrible experiencia cenando en un restaurante de cierto nivel, animando a los demás a que no lo visitaran.

Y a veces la gente se deja llevar por el anonimato de internet y olvidan que otras personas prestan atención (sobre todo aquellos a los que estás poniendo a parir). Esta reseña llamó la atención del chef y su respuesta fue todo un plato calentito de verdad.

(Imagen de Facebook: bryan…)

Image credits: bryan… (not the actual photo)

Image credits: Imgur (PosterPresto)

Un cliente escribió esta reseña de una estrella en Yelp: “En el menú ofrecen una tortilla con queso de cabra, ¡y te la sirven con queso mozzarella!!! Eso es, te lo intentan colar como queso de cabra. Su excusa es que “a veces se confunden”. ¿Es una broma? No podéis permitiros ese lujo con esos precios. Elegid otro restaurante al que ir, nunca se sabe lo que pondrán en tu comida.”

Tiempo después el chef respondió: “No solemos responder a las reseñas negativas a menos que sea para disculparnos por un error en el servicio o en la cocina. Así que, como chef, y no alguien que se escuda en el anonimato, me disculpo porque recibieras el queso incorrecto en tu tortilla. También como chef me siento responsable de hacerte saber que el queso no era mozzarella, ya que no tenemos salvo que la hagamos en el restaurante, ya que es como el burrata y se puede hacer fácilmente por la familia de quesos a la que pertenece. El queso que recibiste era gruyere, y es un gran queso, un clásico de la cocina francesa que no tiene el menor parecido con la mozzarella ni en textura ni en sabor, ya que es un queso duro.

Te recuerdo entrando en el restaurante, recuerdo decirte que tenías razón y que el queso de la tortilla debería ser de cabra y ofrecerte arreglar el problema. También recuerdo que no te cobramos la tortilla aunque te la comiste entera. Nunca intentaría hacer pasar un queso por otro, pero también teníamos tortilla de gruyere en el menú y fue un error sincero que podría haberse arreglado fácilmente, pero tú elegiste no permitirnoslo. En vez de eso, esperaste varias semanas para escribir una reseña que propaga información incorrecta e incendiaria sobre un restaurante como el nuestro que se esfuerza en ofrecer lo mejor que puede. Si hemos fallado en ello contigo, puedo aceptar la responsabilidad, pero me niego a que se ataque nuestra integridad por un paladar que no sabe distinguir entre mozzarella y gruyere… a menos que eso fuera un error… un lujo que aquellos que escriben críticas serias de restaurantes serios no pueden permitirse.”

En los comentarios, la gente estuvo de parte del chef: