Las probabilidades de que te caiga un rayo son 1 entre 300.000. Y aunque el 90% de personas sobreviven, la descarga eléctrica deja unas cicatrices en el cuerpo que casi parecen tatuajes,  y se llaman figuras de Lichtenberg. Pero eso no es todo.

Un rayo puede calentar el aire que lo rodea a 27.760 grados Celsius, 5 veces más caliente que el sol, y puede contener hasta 1 billón de voltios de electricidad. Es terrorífico imaginar lo que esta cantidad de energía puede hacer a un humano.

Cuando entra en tu cuerpo, cortocircuita las pequeñas señales eléctricas que hacen que funcione el corazón, los pulmones y el sistema nervioso. Esto puede provocar un ateque al corazón, convulsiones, lesiones cerebrales, lesiones en la médula espinal y amnesia. El terrible calor, la luz y la electricidad también pueden dañar tus ojos, por ejemplo, agujereando tus retinas, y causando cataratas. Y por desgracia para los hombres, también puede producir impotencia y un descenso de la líbido en general.

Mientras el rayo se mueve por la superficie del cuerpo, puede forzar a salir a los glóbulos rojos de los capilares a la epidermis, como un moratón. Estas cicatrices son las llamadas figuras de Lichtenberg. Las altas temperaturas también pueden calentar cualquier metal que lleves encima, causando quemaduras de 3º grado. O también vaporizan el sudor o la lluvia sobre tu piel. A veces, esta explosión de vapor destroza la ropa y calzado de la gente, dejándoles casi desnudos. Aquí debajo te presentamos a algunas personas que han sobrevivido a esta experiencia.

(via: allthatisinterestingbusinessinsider)

Las probabilidades de que te caiga un rayo son 1 entre 300.000

Image credits: unknown

Y aunque el 90% de personas sobreviven, la descarga eléctrica deja unas cicatrices en el cuerpo que casi parecen tatuajes

Image credits: unknown

Se llaman figuras de Lichtenberg

Image credits: whampbeef

Un rayo puede calentar el aire que lo rodea a 27.760 grados Celsius

Image credits: unknown

 5 veces más caliente que el sol

Image credits: unknown

También puede contener hasta 1 billón de voltios de electricidad

Image credits: unknown

Cuando esta cantidad de energía entra en tu cuerpo, cortocircuita las pequeñas señales eléctricas que hacen que funcione el corazón, los pulmones y el sistema nervioso

Image credits: unknown

Esto puede provocar un ateque al corazón, convulsiones, lesiones cerebrales, lesiones en la médula espinal y amnesia

Image credits: nejm

El terrible calor, la luz y la electricidad también pueden dañar tus ojos

Image credits: unknown

Por ejemplo, agujereando tus retinas, y causando cataratas

Image credits: unknown

Y por desgracia para los hombres, también puede producir impotencia y un descenso de la líbido en general

Image credits: CBS

Mientras el rayo se mueve por la superficie del cuerpo, puede forzar a salir a los glóbulos rojos de los capilares a la epidermis, como un moratón

Image credits: unknown

Estas cicatrices son las llamadas figuras de Lichtenberg

Image credits: unknown

A un hombre llamado Winston Kemp le cayó un rayo en 2011

Image credits: nejm

Irónicamente, el hombre es electricista

Image credits: sciencegeekgirl

“Salí a salvar mis calabazas. Después de eso, estaba volviendo adentro”

Image credits: geardiary

“Sé que cayó en el patio del vecino, y fue brillante y muy ruidoso. No sentí nada”

Image credits: geardiary

“Volví dentro como si no pasara nada. Umm… me dolía el brazo. Eso fue quizá una hora antes de que viera las marcas”

Image credits: geardiary

“Horas después de que ocurriera empezó a molestarme bastante. El día siguiente lo pasé mal. Empezaron a formarse las ampollas, eran enormes” Y siguieron creciendo durante toda una semana

Image credits: geardiary

En EEUU caen rayos 25 millones de veces al año

Image credits: Kansas City Golf ‏

Y las figuras de Lichtenberg también pueden aparecer en campos de hierba

Image credits: Anna Garcia ‏

Así que los campos de golf son sitios donde ocurren a menudo

Image credits: beingto

Llevan el nombre del físico alemán Georg Christoph Lichtenberg, que fue quien las descubrió y estudió

Image credits: Anna Garcia ‏