ADVERTISEMENT

Hay familias de todas formas y tamaños, y la verdadera belleza detrás de ellas es que la gente se esfuerza por traer tanto crecimiento, apoyo y, bueno, casi todas las cosas más bonitas del mundo. Las leyes y los tabúes culturales varían según los continentes y los países: para este joven, Pablo Fracchia, en Argentina, el camino para crear la familia con la que siempre ha soñado no fue el más fácil. Cuando la comunidad LGBTQ+ estaba en pleno auge de la lucha por sus derechos, Pablo, que tanto aspiraba a ser padre, decidió no rendirse y hacer realidad ese deseo.

ADVERTISEMENT

Su inspiradora historia de determinación y perseverancia para convertirse en padre sin importar los obstáculos puede, con suerte, empoderar a otros para que luchen por sus sueños y un bienestar que crea felicidad y comunidad. Bored Panda se puso en contacto con Pablo para hablar de su caso.

Más información: Instagram

You May Also Like:

Esta es una foto de Pablo en su primer día como padre de la niña adoptada, Mia, que vivió en un hospital durante un año

ADVERTISEMENT

Fuente: Pablo Fracchia

Pablo, un trabajador social de la nunca dormida Buenos Aires, Argentina, que es un ávido activista LGBTQ+ y antiguo voluntario de la Cruz Roja, siempre quiso ser padre. Ahora bien, como es de imaginar, mientras crecía en medio de los volátiles cambios políticos y culturales de los años 90 en Sudamérica, crear una familia como hombre gay era más que imposible. Cuando era adolescente, ya veía que había dos formas de que su historia resultara: seguir siendo quien es, o renunciar a uno de sus sueños.

«Me gusta mucho trabajar con las comunidades y ayudar a la gente necesitada, no sólo de forma profesional, sino también como voluntario y activista LGBTIQ+. Se podría decir que la idea de ‘servicio’ es algo que abarca todos los aspectos de mi vida».

ADVERTISEMENT

Uno de los mayores sueños de Pablo era ser padre y ser un chico gay soltero en Argentina no facilita el proceso de adopción

Fuente: Pablo Fracchia

Cuando empezó a trabajar con la Federación LGBTQ+ de Argentina y se unió a la lucha por los derechos humanos para establecer la igualdad matrimonial, notó un destello de esperanza. El cambio de las políticas matrimoniales hizo que poco a poco pudiera despertar el sueño de tener un hijo. En 2017, Pablo tuvo que hacer terapia y un serio proceso de replanteamiento y decidió ir tras su ambición. Dejando atrás el miedo, Pablo rellenó los papeles necesarios e inició el proceso de adopción.

ADVERTISEMENT

Dejando atrás el miedo y los prejuicios, Pablo rellenó los papeles y se armó de paciencia, afrontando el largo e incierto proceso de adopción en Argentina

Fuente: Pablo Fracchia

«Ahora mismo somos uno de los países más progresistas del mundo en lo que respecta a los derechos del colectivo LGBTQ+ y de las mujeres, especialmente en los últimos 10 años, desde que aprobamos las leyes de igualdad de matrimonio, identidad de género, aborto y protección de las personas trans. Eso era sólo un sueño cuando era niño, en un país muy católico (¡hola Papa!), donde recuerdo haber visto al arzobispo en la televisión pública nacional diciendo que todos los homosexuales deberían irse a vivir a una isla y alejarse de la gente buena y trabajadora, y también los efectos de la dictadura (en lo que respecta a las redadas policiales en lugares LGBTQ+) eran algo habitual incluso después de que se restableciera la democracia. Así que hay una distancia absoluta entre mi infancia y la situación actual».

ADVERTISEMENT

Mia, en el momento de la adopción, ya había pasado un año viviendo en un hospital

ADVERTISEMENT

Fuente: Pablo Fracchia

En 2019, tras dos años de espera, recibió una llamada de un juez de familia que le habló de una niña que, en ese momento, tenía un año y 10 meses y que vivía en un hospital. La niña, llamada Mia, tenía una enfermedad gastrointestinal y necesitaba atención médica seria. Su familia biológica no podía proporcionársela y el tribunal de familia tomó la decisión de enviar a Mia a una especie de casa de acogida/hospital, una institución para niños con problemas de salud.

Tras recibir la llamada telefónica con la luz verde para la adopción, Pablo se puso en camino para conocer a Mia al día siguiente

Fuente: Pablo Fracchia

El éxito de la adopción depende en gran medida de la amabilidad, tolerancia y comprensión del juez, y, bueno, Pablo tuvo suerte

Fuente: Pablo Fracchia

El proceso de adopción en Argentina no es difícil, pero definitivamente lleva mucho tiempo, según Pablo. En su provincia, el juez de familia designado elige al padre y es el que decide si la persona puede adoptar al niño. El éxito de la adopción depende en gran medida de la amabilidad, la tolerancia y la comprensión del juez, que debe estar de acuerdo en que un hombre gay soltero es una buena opción para ser padre de un niño.

Fuente: Pablo Fracchia

Resultó que el juez fue lo suficientemente objetivo como para elegir la solicitud de Pablo, sin tener en cuenta todos los prejuicios anticuados

ADVERTISEMENT

Fuente: Pablo Fracchia

Además de Pablo, había 4 parejas preseleccionadas para evaluar la adopción de Mia. El joven consideraba que sus posibilidades de ser elegido como padre adoptivo eran bastante escasas. Resultó que el juez fue lo suficientemente objetivo como para elegir a Pablo a pesar de todos los prejuicios típicos.

Fuente: Pablo Fracchia

Fuente: Pablo Fracchia

Al día siguiente, Pablo se dirigía al hospital para conocer a la pequeña Mia. Pablo recordó la primera vez que conoció a la niña, que fue llevada a la habitación por una enfermera que se la entregó. Después, empezaron a jugar y, desde entonces, no se han separado. Sin embargo, Pablo tuvo que renunciar a su voluntariado en la Cruz Roja y a las misiones humanitarias sin ánimo de lucro en las que participaba, ya que requerían demasiado tiempo fuera de casa. Fue duro para él dejar la Cruz Roja, ya que había pasado la mayor parte de su vida como voluntario y viviendo según sus principios. Fue muy duro, pero mereció la pena el sacrificio para que su sueño de ser padre se hiciera realidad.

Pablo renunció a su voluntariado y a su trabajo en misiones humanitarias para dedicar todo el tiempo posible a su hija

Fuente: Pablo Fracchia

«Si tengo que usar dos palabras para describir a Mia, serían ‘resiliencia’ y ‘poder’. Esta niña ha sobrevivido de todas las maneras posibles, ya que tuvo un comienzo difícil en cuanto a su salud, con un montón de retos y luchó y se enfrentó a ellos sola con tan solo meses de edad. Y ahora es una niña sana al 100%, como todo el mundo», compartió Pablo.

Fuente: Pablo Fracchia

Fuente: Pablo Fracchia

Pablo también destacó lo importante que es seguir y luchar por tu sueño, por lo que realmente eres y por lo que defiendes. «CONOCE A OTROS COMO TÚ. ORGANIZATE. LUCHA POR TU SUEÑO. El statu quo sólo puede romperse cuando nos organizamos con personas que luchan con problemas similares y empezamos a mostrar a la opinión pública las injusticias que vivimos. Todavía es ilegal ser gay en casi 70 países. En algunos de ellos incluso se aplica la pena de muerte. Así que resiste y organízate».

Dinos en los comentarios qué piensas y tu experiencia sobre la adopción, y si esta historia te dio esperanza y determinación para perseguir tu sueño.