¿Recordáis a ese/a profesor/a que se preocupaba y siempre intentaba sacar lo mejor de los alumnos? Verónica Duque es una de ellas. Hace poco, esta mujer de 43 años decidió  llegar un poco más lejos y dio una clase de anatomía a sus alumnos usando un body que cubría todo su cuerpo y mostraba los órganos humanos con gran detalle.

“Llevo 15 años dando clases. Enseño ciencias sociales y naturales, arte, inglés y lengua española,” explicó Verónica.

En la actualidad, Verónica da clase a alumnos de 3º de EGB y siempre busca ideas para que las lecciones sean más interesantes. “Estaba mirando en internet cuando me salió el anuncio del body en Aliexpress. Sabiendo lo difícil que es para los niños tan jóvenes visualizar la disposición de los órganos internos, decidí que merecía la pena intentarlo.”

Image credits: mikemoratinos

Image credits: mikemoratinos

Image credits: mikemoratinos

Después de que su marido Michael tuiteara algunas fotos de la clase, Verónica se volvió viral al momento. El tuit consiguió 65000 likes y 14000 comentarios, convirtiéndola en un símbolo de creatividad y dedicación. Pero esto no se ha acabado, y Verónica tiene un montón de maneras de sorprender a sus estudiantes.

“Hace tiempo que decidí usar disfraces para la clase de historia. Y coronas de cartón para que mis alumnos aprendan las distintas categorías gramaticales, como sustantivos, adjetivos y verbos, como si fueran distintos reinos gramáticos, ¿ves?

“Me gustaría que la sociedad dejara de considerar a los profesores como empleados públicos vagos y burócratas. Ciertamente, no lo somos.”

Image credits: mikemoratinos

Viendo el body de Verónica, algunos usuarios comentaron que parecía Slim Goodbody.

Slim Goodbody es un personaje creado por John Burstain y lleva más de 40 años promoviendo la salud infantil. Hoy en día, miles de niños lo ven en Discovery Education. Sus shows en vivo tienen lugar en teatros de todo EEUU, ha publicado 50 libros infantiles y su trabajo ha recibido varios premios, hasta de la Organización mundial de la Salud.

La gente vio que la dedicación de Verónica merecía un respeto